Fronteras asesinas

La injusticia duele, lastima, abre heridas y moja los ojos de los más duros, pero también es hábil, es inteligente y calculadora, se camufla todos los días como parte del paisaje, hasta que llega un día que nadie puede verla, solo sentirla, pero como quien siente su corazón latir, como algo natural y aceptado. Se manifiesta de diversas formas, tantas como puedan existir en el planeta. 
Hoy se disfrazó de frontera, de ley, de crisis, de país y se llevó consigo dos vidas inocentes, que seguramente no eligieron estar ahí en ese momento, pero nada le importa a la injusticia, nada la altera, sigue su rumbo llevándose a quien quiera en el momento que así lo desea. 
Estos dos niños que murieron escapaban de su país, buscando con su familia la promesa de un futuro mejor, que irónica puede resultar la vida ¿no? 
Fronteras, pasaportes, aduanas, aeropuertos, tan necesarios e importantes para la seguridad de una nación, hoy fueron quienes ejecutaron dos vidas, dos inocentes vidas que sin duda nada sabían de emigración. 
Hoy es un día donde me gustaría ser ciudadano del mundo, donde no exista documento de identidad que nos diferencie, si no una cualidad que nos unifique: la humanidad. 
Sirio, griego, español, colombiano, uruguayo, argentino o japonés ¿qué me importa? ¿qué te hace mejor o peor? ¿la realidad económica de un país? ¿un pasaporte? ¿la posibilidad de subirte a un avión para buscar un futuro mejor? 
Sueño con que un día no nos diferencie ni distancie un sistema económico, de lo contrario, nos unan los momentos difíciles, como hoy, donde la indignación no tenía fronteras, no pedía pasaporte para reclamarle a la injusticia, donde lo único que importaba es que la realidad te dolía tanto como al que está en la otra punta. 
Estos niños son tan solo una mínima parte de lo que sucede, pero no vemos, me pregunto cuántas voces gritando todavía no podemos escuchar y cuántos fotos de un niño sin vida en una playa necesitamos para escucharlas. 
Ojalá un día seamos ciudadanos del mundo, ojalá un día las fronteras no sean asesinas, ojalá un día juntos deportemos de nuestra realidad a la injusticia

Emiliano Rodriguez

Phasellus facilisis convallis metus, ut imperdiet augue auctor nec. Duis at velit id augue lobortis porta. Sed varius, enim accumsan aliquam tincidunt, tortor urna vulputate quam, eget finibus urna est in augue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario